¡No sabía que estaba embarazada porque mi periodo siguió presentándose!

 Selecciona el idioma          

¡No sabía que estaba embarazada porque mi periodo siguió presentándose!

Menstruar durante el embarazo: una realidad a tomarse en cuenta

Algunas mujeres se enteran de su embarazo cuando llevan tres, cuatro o más meses de gestación, ¿cómo puede ocurrir esto? Se supone que con el embarazo la menstruación se detiene, siendo este el principal síntoma de alerta para realizarse una prueba o acudir a la cita ginecológica para corroborar si estamos embarazas o se trata de otro malestar que debemos tratar.

Sin embargo, la presencia de la menstruación no siempre indica que todo está bien con nuestro periodo, que estamos libres de un embarazo no planeado. Existen casos en los que, aún con un embarazo producido, se sigue presentando la regla. A este sangrado que aparece durante el embarazo se le llama “falsa menstruación” o “metrorragia”, y es frecuente durante las primeras semanas de embarazo.

Si sospechas que podrías estar embarazada por haber tenido relaciones sexuales sin protección, es importante que no te confíes solamente por la presencia de sangrado, pues este puede aparecer por varias razones. La principales son:

  • Embarazo cercano a la regla: en algunos casos, a veces bajo situaciones de mucho estrés o en mujeres con periodos irregulares, puede suceder que el embarazo se produzca en los días cercanos al siguiente periodo; es decir, durante lo que se supone sería la etapa infértil del periodo. Cuando ocurre esto, la menstruación puede presentarse como algo normal, pese a que un óvulo anterior haya sido fecundado y se encuentre implantado, haciéndonos sentir confiadas de no estar embarazadas.
  • Sangrado de implantación y otras pérdidas:se conoce como “sangrado de implantación” a la sangre que se desprende cuando el óvulo fecundado se implanta en las paredes del útero. Este sangrado regularmente es muy ligero, pero podría confundirse con la regla, por lo que es importante estar atentas al tipo y cantidad de flujo que desprendemos.
  • Irrigación del útero: es probable que durante el primer trimestre del embarazo se produzca un sangrado provocado por la irrigación del útero, o al conformarse la placenta previa. Estos sangrados también suelen ser ligeros, aunque podrían confundirse con la menstruación.
  • Embarazo ectópico: suceden cuando el embrión se implanta en algún lugar fuera del útero, por ejemplo, en las trompas de Falopio, lo que causa un sangrado similar a la menstruación.

Si no estás planeando embarazarte, debes estar muy atenta a tu ciclo menstrual y a la apariencia del sangrado que se presenta, pues este por sí mismo no te libra de un embarazo no planeado. Debes tomar en cuenta la abundancia de flujo que presentas día a día durante tu periodo, así como el color y olor del mismo. Cualquier irregularidad en el sangrado menstrual puede ser indicativo de que algo no anda bien, no sólo respecto a una infección, sino, como te hemos explicado, a estar embarazada sin saberlo.

Acude a Fundación Naiset si sospechas de que algo no anda bien. No esperes a que el embarazo avance y sea muy tarde para realizarte una interrupción. El control sobre tu cuerpo y tu sexualidad está en tus manos, tú y sólo tú debes decidir, por eso es importante que conozcas cada parte de tu cuerpo.

Fuentes:

www.ordesa.es

www.institutocefer.com/blog/falsa-regla-embarazo-primer-trimestre/

 

Licencia COFEPRIS número 18-AM-09-015-001 | Especialista: DR. Aldo Hernández González, Número de Cédula de Especialidad: 10128163

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *